Masacre de Trelew: El gobernador Buzzi se coló en primera fila

El gobernador Martín Buzzi y un papelón en la Masacre de Trelew
El gobernador Martín Buzzi y un papelón en la Masacre de Trelew

Antes que comience la lectura del fallo por la Masacre de Trelew, que condenó a cadena perpetua a Luis Sosa, Emilio Del Real y Carlos Marandino, al considerar que fusilaron a 16 presos políticos, hubo una fuerte discusión con aroma a papelón entre familiares de las víctimas y funcionarios del gobierno de Chubut.

Alicia Bonet, esposa de uno de los fusilados, reclamó para los familiares la primera fila de butacas, que habían sido ocupadas por funcionarios provinciales, entre ellos el gobernador Martín Buzzi.

Buzzi y sus funcionarios sólo habían asistido al inicio de las audiencias. Pero no aparecieron en los cinco meses que duró el juicio .

“Esperamos este fallo durante 40 años, merecemos este lugar”, le dijo Bonet a Buzzi, muy enojada. La solución llegó un rato después: sólo el gobernador quedó en la primera fila. Los demás funcionarios debieron retirarse a otro sector del teatro. Las discusiones se extendieron durante 20 minutos y el personal de ceremonial del gobierno debió ceder ante el reclamo. Hasta el vicegobernador Gustavo Mac Karthy resignó su lugar y debió seguir la lectura de la sentencia desde la tercera fila.

Para muchos de los presentes fue un papelón oficial. “Nunca nos acompañaron y hoy vinieron para la foto”, dijo un allegado a los familiares. Tras conocerse el fallo, los familiares de las víctimas fueron a la Base Zar, donde recorrieron los calabozos donde se produjo el fusilamiento y rindieron homenaje a sus seres queridos.