Editorial: GIRSU y el dilema de Buzzi

Los intendentes lograron poner al gobernador Martín Buzzi en una encrucijada
Los intendentes lograron poner al gobernador Martín Buzzi en una encrucijada

Curiosa situación es la que atraviesa el gobernador Martín Buzzi ante la negativa de los intendentes del Virch – Valdés de no integrar el GIRSU, teniendo en cuenta que para el martes esta(ba) programada una teleconferencia con la presidenta Cristina Fernández para inaugurar la planta, ubicada entre Trelew y Puerto Madryn.

Hoy, reunidos en el hotel Rayentray de Puerto Madryn, el local Ricardo Sastre junto a los intendentes Máximo Pérez Catán, de Trelew; Martín Bortagaray, de Dolavon; Alejandro Albaini, de Puerto Pirámides y Gabriel Restucha de Gaiman, decidieron frenar el inicio del sistema de Gestión Integral de los Residuos Sólidos Urbanos, conocido por sus siglas como GIRSU, que pondría fin a los basurales a cielo abierto de toda la zona del Valle.

De esta forma, la situación política provincial se vio abruptamente alterada por la reacción de los intendentes, quienes le apuntan al gobernador y su decisión de no apoyar financieramente a los municipios la razón de no integrar el Girsu.

Públicamente y en reuniones mantenidas los intendentes le indicaron la necesidad de acompañamiento financiero para poder afrontar los costos del proyecto; pero Buzzi una y otra vez ratificó su negativa a acompañar a los municipios. Esas largas semanas de conflicto se convirtieron en una verdadera divisoria de aguas entre los intendentes y el mandatario provincial.

Pero la encrucijada del gobernador se presenta al anunciar que junto a la presidenta Cristina Fernández realizará una videoconferencia el martes donde inaugurarán la planta del sistema de Gestión de Residuos Sólidos Urbanos, “una obra que fue financiada con aportes nacionales y provinciales con una inversión de 55 millones de pesos”.

Ante la negativa de los intendentes, ¿que hará Buzzi?. El gobernador se encuentra en una encrucijada, ya que cualquier decisión que tome lo deja «mal parado» políticamente.

Por un lado, si decide apoyar financieramente a los intendentes, sería una perdida de liderazgo político ya que tendría que volver sobres sus dichos y ratificaciones de que no iba a asistir a los municipios. Por el otro lado, si los intendentes no se suman –como lo anunciaron-, el martes no habrá videoconferencia y eso lo deja “mal parado” ante la presidenta Cristina Fernández de Kirchner,

Pero además, también le “resta” al FPV. Ya que uno de los ejes de la decisión de los municipios de no adherirse se debe a la situación que se vive en Puerto Madryn, donde los concejales del Frente para la Victoria no aprobaron las modificaciones tarifarias enviadas por el Ejecutivo y con la cual se pensaban generar los fondos para afrontar  los costos del proyecto ambiental.

De esta forma, el Girsu, un ambicioso proyecto destinada a mejorar el medio ambiente a través de la eliminación de los basurales a cielo abierto, termina trayéndole mucho más que dolores de cabeza al gobernador, quien pareciera que luego de un año de gestión todavía no ha logrado ocupar el centro del escenario político provincial.

Deja un comentario