Esquel: en plena misa, un cura se quejó por los sobreprecios en la obra pública

padre-quique Es el cura Quique Romani. “Me gustaría conocer cuál fue el costo de la ejecución de la obra para saber cuánto dinero se desperdició”, afirmó el religioso en pleno oficio dominguero.

El padre Quique Romani, el domingo sobre el epílogo de la misa, hizo referencia a un dato que le llamó poderosamente la atención en la calle Don Bosco. Allí tiempo atrás a través del Programa de Mejoramiento Barrial se ejecutaron cordón cuneta y veredas, que hoy se están levantando para pavimentar una calle de Esquel.

Ofuscado por la situación, el sacerdote criticó: “Me gustaría conocer cuál fue el costo de la ejecución de la obra para saber cuánto dinero se desperdició”. Los que presenciaron la misa aseguraron que Romani fue muy aplaudido.

“El proyecto de asfalto se está levantando con la máquina retroexcavadora, el cordón cuneta y veredas, obra que tiene menos de dos años”, comentó molesto.

Bien común

Sostuvo también que aquellos que tienen que administrar el bien común, que en definitiva es un beneficio o perjuicio para los demás, en esto no es tenido en cuenta. Indicó que la indignación fue aún más cuando se sorprendía de los trabajos que la empresa realizaba en el barrio, recibía una carta de una vecina solicitando una vivienda para vivir dignamente junto a sus tres hijos.

“Esto es un desastre económico y leer esta carta fue la gota que rebalsó el vaso”, señaló. Puntualizó que en el objetivo del PROMEBA es valorable pero de esta manera es “desperdiciar fondos por irresponsabilidad o negligencia teniendo en cuenta que existen necesidades de otro tipo”.

Futuro

“Existen en la obra pública muchas cosas de este tipo pero faltan mentes estadistas que puedan ir pensando un futuro concreto para la ciudad”, dijo el Padre, que ironizó: “¿Qué va a venir después la pavimentación?”.

“Son cosas que no se prevén, que no se tienen en cuenta y que son gastos inútiles”, criticó. Sostuvo que los administradores de dinero que no les pertenece deben tener como mínimo seriedad y responsabilidad. “Hay gente capaz, alguien me dijo ineptos y no es así”, afirmó.

“Tenemos gente capaz, en todo caso la ineptitud lo que haría sería atenuar”, indicó.

Aclaró que las acusaciones no son al municipio ni a Provincia. “No me interesa lo partidario, ni siquiera planifiqué lo que iba a decir en la misa para que tuviera repercusión”, señaló y agregó que ni siquiera sabe con quién debe hablar sobre esta cuestión. “Por más que me lo expliquen es inaceptable lo que ocurre en la calle Don Bosco, invirtiéndose dinero en algo que hoy se está destruyendo”.

Fuente: Diario Jornada

Deja un comentario