Aseguran que el espía de Esquel trabajaba para Buzzi desde hace dos años

02_espia_24067El hombre pertenece a los servicios de inteligencia de Nación. Y trabajaba en conjunto con la brigada de Investigaciones de Esquel. También increpó al gobernador en oportunidad de una “Casa Abierta” porque no detuvieron al militante chileno Jones Huala. 

De acuerdo a trascendidos de fuentes inobjetables el espía que recababa datos en Esquel de al menos 22 vecinos, habría estado trabajando en la provincia durante un año y medio junto a la Brigada de Investigaciones de Esquel. Pero esto no es todo: las mismas fuentes revelaron que el espía, perteneciente a los servicios de inteligencia de la Nación pero con actuación en nuestra zona se habría presentado en una de las denominadas Casa Abierta e increpado al gobernador Martín Buzzi y el entonces secretario de seguridad Oscar Martínez Conti porque “tuve al terrorista Jones Huala a diez centímetros y la policía se negó detenerlo”.

Esto revelaría que el Gobierno de la Provincia sabía perfectamente desde hace tiempo que había espionaje ilegal en Chubut y más precisamente en la ciudad de Esquel contra militantes de distintos organizaciones sociales, vecinos, estudiantes, periodistas y sobre todo integrantes de los pueblos originarios que se encontraban tomando un predio de la multinacional Benetton, cuyos propietarios tienen una aceitada relación con Buzzi a tal punto que habrían puesto una importante cantidad de dinero para la campaña electoral a cambio de que el espía logre meter presos a los militantes mapuches.

Esta revelación, conocida de manera extraoficial por este sitio, está haciendo estallar las redes sociales tras la amenaza del fiscal de Estado Miguel Montoya que por orden del gobernador Martin Buzzi se empeña en perseguir a los fiscales.

“De la existencia del espía estaba al tanto desde hace casi dos años Marinao, jefe de la Brigada de Investigaciones de Esquel y también el oficial Santillán que ocupa un importante cargo en la Policía. Ambos estuvieron el día que el espía reconoció a Jones Huala pero por orden de la Jefatura de la Policía (que a su vez tenía orden de Buzzi) no lo detuvieron”, dijo la misma fuente.

De confirmarse estas versiones podría desatarse un verdadero escándalo en la la Nación ya que el gobernador Buzzi, los principales jefes de la policía de la provincia y funcionaros del gobierno nacional sabían de la existencia de las espías ilegales hacia vecinos de Esquel e integrantes de pueblos originarios.

Hay que recordar que Jones Huala es un activo militante de los derechos indígenas pero que está siendo buscado por Interpol teniendo en cuenta que está acusado y prófugo de la justicia por haber cometido delitos graves tales  como provocar incendios de manera deliberada, secuestrar camiones en las rutas y atacar a carabineros chilenos.

Deja un comentario