Nene quemó a su gato y bomberos debieron apagar las llamas

gato-aguascalientes Un niño de 11 años desató un incendio luego de rociar con alcohol una cama y a un gato.

El hecho ocurrió a las 22.50, en un domicilio ubicado en calle Urtazun, manzana 368.

“Un menor que se encontraba en ese momento en el domicilio, tiró un poco de alcohol sobre una cama y sobre un gato, se quema la cama y el animalito en su carrera se dirigió hacia otro sector de la vivienda produciendo dos focos de incendio”, explicó el Jefe de la Unidad Regional, Marcelo Diósquez.

En ese momento, personal de bomberos se dirigió al lugar, apagando ambos focos de incendio, sin que se registren heridos ni daños importantes en la vivienda.