Madryn: El crimen entre dos amigos que se resolvió por un botón

Lo encontraron junto al cuerpo de un joven de 21 años al que asesinaron de siete puñaladas en el vestuario de un club y fue clave para dar con el principal sospechoso: un amigo de la víctima.

El cuerpo de Leandro Quilaleo yacía en el piso del vestuario del club cultural y deportivo Alumni de Puerto Madryn. Su asesino le había dado siete puñaladas y había sangre por todos lados, al punto que en una pared había quedado la impresión de una palma. Pero no fue lo único que encontraron los investigadores en la escena del crimen. También hallaron un botón, que se convirtió en la clave para dar con el principal sospechoso del homicidio: un amigo de la víctima.

Quilaleo tenía 21 años y su homicidio fue descubierto el sábado. Para el fiscal de Puerto Madryn a cargo de la causa, Daniel Báez, la identificación del sospechoso fue posible gracias a “la perspicacia de la policía del Chubut que, entre otros elementos, tomó del lugar del crimen un botón que coincide con una prenda de vestir que llevaba la hermana del acusado al momento de realizarse un allanamiento”.

En el lugar del crimen también se secuestraron cajas de vino y se tomaron muestras de la impresión de la palma con sangre que se encontró una pared, además del botón.

La policía reconstruyó que entre la noche del viernes y la madrugada del sábado se habían reunido allí cuatro jóvenes, entre los que se encontraba la víctima y el victimario. “La policía sabía de al menos un joven que había estado en el lugar, a quien contactó. Ese testigo dijo que se había ido antes del crimen pero reveló los nombres de los que quedaban”, explicó Báez y contó que el testigo denunció que fue amenazado.

DSCN4479

Con la investigación orientada particularmente a uno de los jóvenes, apodado “Kito”, los policías obtuvieron una orden de allanamiento en su casa. Al llegar, los efectivos fueron recibidos por la hermana del sospechoso, quien llevaba puesto un buzo deportivo al que le faltaba un botón igual al encontrado en la escena del crimen.

Los investigadores establecieron que el sospechoso, al ver que la policía iba a buscarlo, se quitó el buzo que llevaba puesto y se lo dio a su hermana para tratar de despistarlos. El fiscal Báez confirmó que “con el transcurso de las horas se afianzó la hipótesis, ya que un rastro encontrado en una de las cajas de vino coincide con la huella del detenido, quien estaba registrado en el AFIS”, sigla con el que se conoce al Sistema de identificación de huellas digitales, por lo que se deduce que “Kito” tenía antecedentes penales.

“Además se secuestró un arma, un par de zapatillas con manchas de sangre y otros elementos que fueron incorporados a a la causa”, contó Báez. Mientras que esta mañana el juez Penal Marcelo Orlando dispuso la prisión preventiva del imputado.

La acusación fue sostenida por la fiscal María Angélica Carcano, quien durante la audiencia destacó la labor de la división de investigaciones de la policía del Chubut, así como de personal de la comisaría segunda.

Anuncios

Autor: madrynoticias

Madryn Noticias Información de Puerto Madryn y Chubut

Un comentario en “Madryn: El crimen entre dos amigos que se resolvió por un botón”

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s