El presidente de Deportivo Madryn se entusiasma con el presente y el futuro de la ciudad, destaca los frutos de la gestión de su hermano Ricardo y subraya la importancia de tener a Das Neves como gobernador.

“Es un honor trabajar en el proyecto de Das Neves acompañando a Ricardo en la ciudad y teniendo como principal objetivo cambiarle la vida a la gente”. Con entusiasmo, señaló que “Madryn disfruta de un muy buen presente porque la ciudad se va recuperando día a día pero lo más importante es la perspectiva que tenemos por delante, estoy convencido de que en poco tiempo alcanzaremos todas las metas”.

Gustavo Sastre indicó que “hemos superado la prueba de gobernar una ciudad con un gobierno provincial en contra y con gente de la propia ciudad que hizo mucho daño, porque no hay que olvidar el sinnúmero de obstáculos que Martín Buzzi y sus funcionarios le pusieron a los madrynenses, porque no fue un ataque artero a una gestión municipal, el perjuicio se lo hicieron a una comunidad entera. Y los daños no se reparan en un mes o en un año, hay que trabajar muy duro para salir de esa etapa de ninguneo y persecución”.

El hermano del intendente aseveró que “felizmente los madrynenses entendimos que había que estar unidos, dejar las diferencias políticas de lado y encarar una etapa de mayor lucidez, pensando en todo el potencial que tenemos como ciudad”.

Gustavo Sastre resaltó el cambio que significó para Madryn la vuelta al Gobierno provincial de Das Neves. “Mario le cambió la vida a los madrynenses y si alguien tiene alguna duda debería observar el amor que la gente le profesa cada vez que viene a la ciudad. Lo que pasó en la Fiesta del Cordero es una clara demostración: la gente se acerca, lo abraza, lo besa, ese cariño no surge de un día para otro, la comunidad le devuelve en afecto la enorme obra que Das Neves hizo en este lugar”.

Gustavo admira el trabajo de su hermano, a quien ve como el dirigente más parecido a Das Neves. “Aprendió del mejor dirigente de la historia de la provincia y veo puntos de similitud en el contacto con la gente, en la intensidad de trabajar las 24 horas del día y los siete días de la semana”.

Si algo enorgullece a Sastre es el trabajo realizado en los barrios en los últimos años. “Hemos trabajado mucho y me genera un enorme placer porque es ahí en las barriadas donde más cómodo me siento, cerca de las familias que están esperando que alguien los escuche y les solucione los problemas”. Al mismo tiempo, destacó el surgimiento dentro de su sector político de una militancia altamente participativa: “En la última campaña, 75 agrupaciones formaron parte de nuestro espacio”.

Gustavo Sastre subrayó el trabajo social desde el Club Deportivo Madryn. “Hicimos un gran trabajo con los deportistas y con sus familias porque los chicos tienen que encontrar en los clubes un lugar que los contenga”.

También aclaró que “nunca consideré que el club era como un trampolín para la política, creo que si hubiese especulado con eso, no hubiésemos logrado todos los éxitos que hemos cosechado. Toda la energía está puesta donde tiene que estar”.

Desde hace un tiempo, sectores de la política local, instalaron la idea de que Gustavo es el sucesor natural de Ricardo en la Intendencia de Madryn. La respuesta fue contundente: “No puedo creer que alguien a esta altura del partido ya esté hablando de estas cuestiones. Es hora de trabajar, no de hablar de candidaturas y supongo que llegará el día en que se evaluarán las condiciones de cada uno y se tomarán las decisiones”.

Consultado respecto a si sueña con suceder a su hermano en la Intendencia, respondió: “Es como preguntarle a Messi si quiere ganar el Mundial de Rusia, ¿a qué vecino nacido y criado en Madryn que se dedica a hacer política no le gustaría ser intendente?, pero hay que tener los pies sobre la tierra y hacer lo que se debe hacer, yo siento que mi obligación es seguir trabajando junto a Das Neves y Ricardo, defendiendo un proyecto que piensa todos los días en resolver los problemas de los madrynenses. Hablar de candidaturas es faltarle el respeto a la gente”.

Fuente: Diario Jornada

Anuncios