Se viven horas realmente cruciales en torno al futuro de la planta de Cerámica San Lorenzo en la ciudad, ya que por estas horas se debería definir su futuro, de la mano de una disminución de la cantidad de personal o directamente el cierre de la planta.

Según se supo, la empresa de capilares mexicanos, pretende lanzar al mercado un nuevo porcelanato, que requiere menor personal para su producción, por lo que se llevan adelante negociaciones con el sindicato de Ceramistas para buscar por un lado reducir la cantidad de días a trabajar, y a la vez desvincular a buena parte de su planta de personal.

Se pretende impulsar un régimen de seis por uno, lo que no es bien visto por los trabajadores, independientemente de lo que negocia el gremio.

sanlorenzo

Según se les indicó a los trabajadores, la empresa aduciría que no tiene en claro si el nuevo producto será bien recibido en el mercado, un eufemismo que busca justificar una baja en la cantidad de personal, lo que le fue transmitido al personal por parte del gerente de RRHH del Grupo Lamoza, ahora propietaria de San Lorenzo desde hace unos meses. La empresa, pretende reducir personal en los próximos días, para poner en marcha la planta con un 30 por ciento menos de gente, aunque hay que ver que deciden los trabajadores y que mandato le dan a Armando Moyano, quien debe representarlos.

Moyano, en dialogo con Radio Golfo Nuevo había mencionado que en las otras dos plantas en que Lamoza despidió personal, se les abonó “hasta más del doble de la indemnización”, correspondiente.

POR ESCRITO

Por estas horas, la empresa les presentaría una propuesta por escrito, aunque se espera que los trabajadores, de la mano de sus representantes, apelen a la Secretaría de Trabajo, buscando parar los despidos, por lo que podría plantearse un plan de lucha para evitar los despidos. Todo esto se está definiendo en estas horas.

Moyano explicó también que la planta de Villa Mercedes ya fue cerrada por parte del Grupo Lamoza, con el despido de los trabajadores y movieron todas sus acciones a la planta de San Juan; mientras tanto, la planta de Madryn podría correr la misma suerte que la de Villa Mercedes, en San Luis, con el cierre de la misma y el traspaso de los trabajos a la planta de Azul, en la provincia de Buenos Aires.

Anuncios