UN AJUSTE DE CUENTAS NARCO DETRÁS DE LA DESAPARICIÓN DE PATO LÓPEZ Y EL SUICIDIO DE SU AMIGO

Tiene 25 años y lo buscan desde el lunes. El coche apareció abandonado y en esa zona la familia halló sus pertenencias. Un amigo suyo declaró en la causa y después se ahorcó. La pista de un ajuste de cuentas narcos es la más fuerte.

Nada se sabe de Héctor López (25) desde el lunes 10 de diciembre en Puerto Madryn. Desde ese día, su familia ha encontrado varias pertenencias de la víctima, muchas más que la propia Policía. Y un amigo del joven desaparecido que declaró en la causa, se suicidó y dejó una nota escalofriante: “Esto pasa por jugar con fuego”.

Para los investigadores y el propio fiscal Daniel Báez, el caso es investigado bajo la pista de un ajuste de cuentas narco. Y como si todo eso fuera poco, el gobierno decidió “descabezar” a la división Drogas de Puerto Madryn.

López desapareció el lunes por la noche. Desde entonces, su familia ha encontrado pertenencias del joven en la zona de las chacras de El Doradillo donde apareció su auto abandonado: en el baúl del Volkswagen Vento gris había manchas de nafta y de sangre.

Muy cerca del auto, los familiares hallaron el DNI del joven, su celular Iphone -con dos disparos-, ropa suya y de otra persona y guantes de látex que fueron encontrados a unos 400 metros campo adentro.

Esa zona había sido rastrillado por la Policía tras haberse encontrado el coche pero la búsqueda no había arrojado resultados. Fue el fiscal Báez quien afirmó que los elementos fueron hallados por familiares y que evidentemente el rastrillaje realizado por la Policía fue deficiente”.

Es más, desde la Fiscalía también informaron que se está analizando pedir la incompetencia de la Justicia provincial para que la investigación sea llevada por el fuero Federal, todo ante la sospecha de la vinculación del narcotráfico en el caso.

En este marco, el miércoles por la mañana fue hallado el cuerpo de Nicolás Cerrudo, un chico de 21 años que la noche anterior había declarado en el marco de la causa por la desaparición de López y a quien lo unía una amistad.

Cerrudo se suicidó en su casa de Hansen al 500, un lugar que fue allanado por la Policía. Junto al cuerpo, los investigadores encontraron una nota con un un mensaje de disculpas y trascendió que en parte del texto habría escrito: “Esto pasa por jugar con fuego”. Y pedía que dejen a su familia tranquila.

El forense confirmó que se trató de un suicidio, pero un dato llamó la atención: tenía hematomas en los testículos, “como si lo hubieran golpeado o agarrado de manera violenta”, dijeron fuentes cercanas al caso.

Cerrudo y López compartían un grupo de amigos y ambos se dedicaban a la compra y venta de ropa, por lo que hacían permanentes viajes al Gran Buenos Aires en busca de mercadería, lo cual también es un dato que suma para la pista del tráfico de drogas.

Cerrudo antes había sido entrevistado por la policía. Y confirmó la vinculación de la desaparición de su amigo con un posible ajustes de cuentas narcos.

Fue en medio de esta investigación que el ministro de Gobierno, Seguridad y Justicia provincial, Federico Massoni, resolvió relevar a la cúpula de la policía del área de drogas: “Como puede ser que los familiares encuentren pertenencias del joven sólo con caminar el lugar y la policía, con todos los medios que tiene, no encuentre nada”, dijeron fuentes allegadas al ministro.